Más que un safari

Hace unas semanas volví a ir de safari, esta vez acompañado de los chavales del orfanato del que ya os hablé en otro post. Entre unos cuantos amigos les organizamos una pequeña excursión al cercano Taman Safari con la esperanza de hacerles olvidar por unas horas su estricta rutina diaria.

Fue uno de esos días que se quedan grabados en la memoria, tanto por ver a esas impresionantes bestias campar a sus anchas por las enormes extensiones de tierra del safari, como por contemplar las expresiones de deleite de los niños, pegados al cristal, con los ojos abiertos de par en par, como si cualquier pestañeo les pudiera robar un momento precioso.

Aves exóticas, leones, tigres, rinocerontes, ciervos y un sinfín más de animales adquirieron un cariz casi mítico ante los asombrados ojos de los niños, que parloteaban excitadamente ante cada nuevo descubrimiento.

Y así, con una sorpresa tras otra, fuimos pasando uno de esos días que te hacen recordar lo maravillosa que es la vida y lo fácil que puede llegar a ser feliz.

Y es que estos niños son increíbles, siempre pienso que soy yo el que les voy a ayudar, pero siempre son ellos los que me acaban ayudando a mí, recordándome que la vida es más que trabajar y que descansar no es estar tumbado delante de la tele.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animales extraños, Java y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s