Ramadán

Comienza el Ramadán, noveno mes del calendario islámico y uno de los momentos más importantes del año para todos los mulsumanes. El calendario islámico es un calendario lunar, los meses duran entre 29 y 30 días, y por lo tanto, cada año el Ramadán toca en una fecha distinta del calendario gregoriano.

Este mes no es sólo el mes de ayuno, es también un período para la oración, pedir perdón, y para la caridad. Y esto es algo que es importante tener en cuenta cuando vives en un país musulmán.

Sin ir más lejos, yo me quedé bastante confundido cuando unos amigos se acercaron a mí para pedirme perdón sin haberme hecho nada. Luego me explicaron que es lo que deben hacer este mes, pedir perdón y arrepentirse por las posibles ofensas en las que han incurrido. En realidad, lo usual es pedir disculpas tras el Ramadán, aunque algunas personas también las piden antes de que comience el mes.

También es el momento de mandar regalos a familiares, amigos y conocidos. Y al contrario que en Navidad, ahora los supermercados si cambian para adaptarse a la demanda. Se llenan con todo tipo de cestas y paquetes rebosantes de jugosos manjares.

Justo antes del comienzo del Ramadán, la gente engalana las calles con banderas, repintan las líneas borradas y, en general, lo preparan todo para esta importante fecha.

También es usual que se reúnan todos los miembros de la familia y pasen parte del mes juntos, por lo que es habitual que muchos desconocidos aparezcan por el vecindario durante esta época. Esto tiene una consecuencia colateral poco conocida, y es que la cantidad de robos crece alarmantemente en estas fechas. Yo mismo fui testigo de como uno de estos robos ocurría y acabé testificando en la comisaría, y vaya comisaría, parecía sacada de una película antigua. Máquinas de escribir, un par de habitaciones que tenían barrotes en vez de puerta con 5 o 6 personas durmiendo dentro… pero eso es otra historia y debe ser contada en otro momento.

Ahora lo que toca es celebrar el Ramadán o unirse a las celebraciones, porque realmente se convierte en una fiesta tras la puesta del sol, en la que se rompe el ayuno y los amigos salen juntos a comer algo y a pasar lo que queda del día riendo y charlando.

UPDATE: Yohanna me comenta que lo de engalanar las calles y repintar las líneas borradas no se debe al Ramadán, si no al día de la Independencia de Indonesia, que este año coincidió con la entrada en el mes del Ramadán.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aventuras en Surabaya. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s