Monumen Kapal Selam

Surabaya no es una ciudad para hacer turismo, no tiene los encantadores templos de Bali ni la salvaje belleza de Java central. Es una ciudad en donde el día a día roba el tiempo a todo lo demás. Sin embargo, es perfecta para conocer la cultura del país, para conocer a los auténticos indonesios que no viven día y noche para servir a los extranjeros.

Desafortunamente no hay muchos sitios destacados que visitar, pero uno que si aparece en todas las guías turísticas es el Monumen Kapal Selam, traducido al español, el Monumento del Submarino. Cuando lo visitas lo primero que notas es que el nombre no es una alegoría poética. Tras pagar las 5.000 rupias (menos de 50cts.) que cuesta la entrada, te encuentras frente a ti al Pasopati, un submarino ruso puesto en servicio por la marina Indonesia en 1962 y ahora expuesto para disfrute del público sin apenas modificaciones.

En Indonesia en general y en Surabaya en particular existe una gran fascinación por todo lo militar. Para entender esto hay que tener en cuenta que Ïndonesia, tal y como la conocemos hoy en día, se forjó con el calor de las batallas y los derramamientos de sangre. Su historia es turbulenta y el ejercito siempre ha tenido un papel relevante en ella. Este monumento es un recuerdo permanente de este hecho.

Dejando de lado el transfondo político-histórico, la visita a un auténtico submarino es simpre una experiencia enriquecedora. La pregunta que se forma rápidamente en la mente cuando lo visitas es: ¿Cómo podían vivir aquí sin volverse locos? A penas hay espacio para nada, es claustrofóbico, el único que disponía de algo de intimidad era el capitán y aún así he visto casetas de perro más grandes que su camarote.

Pero supongo que todos estaban demasiado ocupados como para pensar en otra cosa que no fuera batalla o las maniobras. Desde luego algo tendrían que hacer para mantener la mente ocupada y no pensar en meter al compañero en el tubo de los torpedos.

Lo dicho, una experencia enriquecedora… pero si el submarino no es deja una buena sensación, entonces nada mejor que una buena comida indonesa para volver a pensar positivamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Monumen Kapal Selam

  1. Merilyn dijo:

    Gracias a tu aventura cada día aprendemos nuevas curiosidades, hemos tenido la oportunidad de ver un submarino por dentro, sin duda las fotos son increibles, apenas queda espacio libre. Sigue investigando Indonesia rincón por rincón y haciéndonos partícipes de ello.
    Mil besossssss.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s